Confianza en si mismo ¿La confianza en si mismo... innata o adquirida?


Confianza en si mismo: Algunos individuos parecen tener una confianza en si mismo absoluta. Parecen que todo lo hacen con facilidad y fluidez.

Confianza en si mismo ¿La confianza en si mismo... innata o adquirida?

¿De dónde sacaron ellos esa confianza en si mismos? ¿Es una cualidad innata, el resultado de una infancia feliz o es producto de su educación?


¿Es la falta de confianza en si mismo inevitable? ¿O podemos esperar adquirirla con el tiempo?

Queremos que todos tengan confianza en nosotros, y pocos de nosotros poseemos suficiente confianza en si mismos.

Entonces debemos preguntarnos: ¿Cómo tener confianza en uno mismo?
La confianza en si mismo se adquiere, todos tenemos experiencias.
Recuerda:

El primer día de trabajo en comparación al de hoy, o la primera vez que condujiste una bicicleta, la primera vez que llevaste a tu recién nacido en tus brazos o tu primera experiencia sexual...

Obviamente, el tiempo y la práctica, permiten adquirir habilidades y, por tanto, la confianza en nosotros.

Hay una excelente noticia: la falta de confianza en si mismo se puede cambiar.
Pero atención! adquirir confianza en si mismo, requiere un mínimo de esfuerzo e inversión.

Seguramente te habrá pasado abordar el tema de 'la confianza en si mismo' con la gente que carecía de ella y que a menudo hablan del tema como si fuera algo mágico e injusto. Como si un hada ofreciera este 'regalo' a unos selectos pocos, o aquellos rodeados por padres amorosos de los que recibieron esa 'confianza en si mismos'.

Nada de eso, el hecho de ser amados y tratados con respeto y confianza por nuestros padres, cuando somos jóvenes, permite tener un terreno favorable para el desarrollo de la confianza en nosotros mismo. Pero está lejos de ser suficiente. Debes estar motivado y dispuesto a hacer un esfuerzo. Para convencerte, pensemos en un niño pequeño en el aprendizaje de caminar. Cae con regularidad, llora…se levanta y lo intenta otra vez a pesar de todo! Su motivación es tal que está dispuesto a intentarlo de nuevo a riesgo de volver a fracasar.

Confianza en si mismo ¿La confianza en si mismo... innata o adquirida?

La confianza en tí mismo relativa a áreas específicas


Como hemos visto anteriormente, la confianza en si mismo se adquiere por la práctica. El primer consejo que daría a una persona que desee estar más seguro de si mismo sería multiplicar la experiencia.
Por ejemplo: andar en bicicleta! Cómo podría un individuo tener confianza en si mismo en esta área si anduviera en bicicleta una sola vez al año. Parece obvio que de un año a otro, no obtendría ninguna confianza en esta área. Si quiere estar más confiado durante sus paseos en bicicleta, tiene que hacer el esfuerzo con más regularidad. Practicando es como toma confianza en si mismo en este campo y poco a poco va a disfrutar de sus paseos.

Este ejemplo muestra claramente que la confianza en si mismo no es global. Nadie tiene confianza en si mismo por completo. Podemos tener confianza en si mismo de nuestra capacidad para ser un buen padre, pero tener una gran falta de confianza en si mismos para hablar en público. Puede tener confianza en si mismo para practicar una destreza deportiva, judo por ejemplo, pero la falta de confianza en cuanto a relaciones sociales.

Otra característica de la confianza en uno mismo es que es temporal.


Ahora retomando el ejemplo, tal vez aprendiste a andar en bicicleta cuando eras niño, lo hacías a menudo y te daba gran placer, pero si has dejado de hacerlo por unos veinte años o más. Veras que  habrás perdido tu agilidad, puede ser incluso que lucharas por recuperar tu equilibrio al principio. Has perdido tu confianza en esta área porque la dejas de practicar.

Ya podemos decir que la confianza en si mismo no es innata sino siempre el resultado de una acumulación de experiencias. Y que se aplica a un particular área en un momento dado.
Confianza en si mismo ¿La confianza en si mismo... innata o adquirida?


Ahora que ya tenemos una idea algo más clara de lo que es confianza en si mismo, ¿cómo podemos nosotros adquirirla?
Lo hemos visto, la confianza crece con la práctica.

El primer consejo sería multiplicar la experiencia. Imaginar que te falta confianza en ti sobre hablar con otros o para hablar en público! Tal vez nunca tuviste la oportunidad de tener este tipo de experiencia, o tal vez ya tuviste la oportunidad de experimentarla y ha ido mal. Te ha dejado un sabor amargo. Cuando hablamos acerca de una experiencia nueva o poco conocida, nos encontramos en una situación de inseguridad. No podemos predecir lo que va a pasar y no podemos anticipar nuestras reacciones. El resultado es un miedo natural. Sería peligroso lanzarse a participar con confianza ciega en un área específica sin conocer las trampas. Por esta razón debe considerar ir experimentando poco a poco! No decidimos tomar la palabra en la reunión anual de trabajo a la que asistirá tu Director General, pero hablar con sus colegas ya es un evento para empezar a practicar. Inicia con pequeños retos. Comienza con un desafío que resulte ser bastante accesible, esto puede ser algo muy simple al principio, hablar con vecinos, charlar con un compañero de trabajo en el elevador... cuando te sientas cómodo en esta situación, inicia un reto más difícil, hablar en un grupo de amigos, una reunión familiar, un pequeño grupo de trabajo... Lo principal es hacerlo poco a poco.

Sacar lecciones de experiencias

Cualquier experiencia sea lo que sea es bueno vivirla todas nos dejan las lecciones adecuadas. En realidad, todo aprendizaje se logra por ensayo y error. Es preciso analizar las situaciones que no han ido como se esperaba para no repetir fallos y perseverar.

Variar tus experiencias.


Si repetimos siempre los mismos gestos en las mismas situaciones, no los podremos dominar. Es necesario abandonar cada tanto la zona de confort e ir en búsqueda de nuevos retos; ampliar voluntariamente el marco, los actores, las situaciones... las experiencias, fortalecerá  la confianza en si mismo.

Medida de riesgo

Para ampliar rápidamente la confianza en nosotros, es importante evaluar adecuadamente los riesgos que tomamos. Esto parece obvio para campos deportivos, si quieres tener más confianza en la natación, no vas a saltar en gran profundidad sin que nadie a tu alrededor. Pero esto podría parecer menos claro para las situaciones de la vida cotidiana. Sin embargo, es igualmente importante. Si calculas mal los riesgos, puedes encontrarte en situaciones difíciles o dolorosas que no aumentarán la confianza en ti mismo, sino por el contrario la perderás.

En conclusión

Para ganar confianza en ti, recuerda las experiencias se multiplican, diversifican, sólo debes estar muy atento para no tomar riesgos excesivos. Cuando encuentres resistencias, obstáculos, analiza la situación para cambiar tu reacción en la próxima oportunidad. Adquirir más confianza en si mismo definitivamente toma tiempo y requiere esfuerzos, pero realmente vale la pena.



Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario