¿Y si reemplazamos el deber por el placer?


 
¿Y si reemplazamos el deber por el placer?

Aprender a pensar por si mismo: ¿Y si reemplazamos el deber por el placer?

"Tengo que hacer esto, debo hacer aquello". En nuestro Diálogo Interno esta frase a menudo vuelve a nuestra cabeza, como un tema recurrente. Ella nos pone presión, y a veces nos quita un poco la alegría de vivir. Con tantas responsabilidades, nos sentimos aplastados por nuestras vidas. Pero ¿Y si cambiamos nuestro modo de pensamiento?
Ver Programacion Mental Positiva.

Reemplazar El Deber Por Una Motivación


Cuando María dice: "Debo acabar de planchar la ropa ", ¿qué pasa? Nadie la obliga a hierro, si no que ella misma lo hace. Y si este requisito le pesa, ella podría muy bien aligerar la carga. ¿Cómo? Por supuesto podría decirse que no por ahora, y aplazarlo hasta mañana. O cualquier otro día. También podría decidir usar ropa sin planchar y preferir tener tiempo para ella a tener la ropa impecable. Podría implementar una estrategia muy generalizada que es solo comprar ropa que no requiera plancharse. Otra solución y más interesante, es reemplazar el principio de su oración. María, en vez de pensar una oración que comienza con "Debo" o “Tengo” se diga a sí misma: "Quiero" “Elijo”. ¿Cómo podría ser esta frase? "Quiero sentirme bien con mi blusa bonita, y por eso elijo plancharla." O "Quiero tener toda mi noche disponible y por eso elijo dejar esta tarea para mañana".…

El interés por reemplazar el “debo” o "necesito" por el "quiero" o “elijo”, es que tú encuentres tu motivación más profunda. Finalmente, solo tú sabrás por qué te impones algo. Y una vez que lo sepas, decidirás ya sea continuar con tu tarea, o perder  interés alguno por ella. Por ejemplo, María, continuando con este ejercicio, decidió reducir a la mitad la cantidad de planchado. Se siente bastante bien con una blusa planchada, sí, pero con los pantalones vaqueros no le vale la pena tanto esfuerzo. Ella dejo de lado esta “obligación autoimpuesta” para usarlos tal cual están.

Cuando piensas: "Quiero llegar a tiempo a mi trabajo para hablar con mis colegas antes de empezar mi día", te sientes más feliz, más comprometido que si piensas: "Tengo que ir, no debo llegar tarde", este pequeño ejercicio mental te permite disponer de mucho más energía para las tareas que realmente elijas lograr. Y también pasa tamiz a tareas auto impuestas sin razón válida. ¿Qué podemos lograr de imponernos actos por los que en realidad no tenemos interés alguno?. Es que tenemos una especie de "padre interno", un juez, un maestro que es el resultante de todas las obligaciones que se nos impuso durante nuestra vida. Hicimos nuestras estas obligaciones muchas veces sin decidir si realmente las queríamos adoptar. Y no somos conscientes de esto. Entonces tienes internamente ciertas órdenes terminantes que no tienen ninguna utilidad para ti. Lo ideal es dar un paso atrás y cuestionarlas. Juan, tiene impartido por sus padres que él "debe acabar algo antes de empezar otra cosa" que es lo que él estaba tratando de poner en práctica sin mucha convicción. Él quería hacer otras cosas. Y además percibe que avanza más rápido haciendo frente a varias tareas al mismo tiempo! Por lo que para llegar a esa conclusión hizo falta primero que pusiera en duda este mandato interno. ¡Hay que desmaquillarse cada noche! "es una orden terminante de los vendedores de desmaquillantes,  ¡Hay que beber  2 litros de agua al día!, es un consejo de los vendedores de agua mineral recientemente desmentido por un estudio científico, por lo tanto, comienza por tomarte la libertad de poner en duda tus “deberes” y reemplázalos por tus “deseos”. Podrás observar cómo te sentirás cada vez que más libre a la vez que más feliz. Y luego enséñales a tus niños a actuar pensando en el placer: el placer de aprobar un examen, el placer de aprender, el placer de descubrir, el placer de llevar a cabo una tarea. No los oprimas bajo deberes que no les interesan, esto acabaría por hacerlos alérgicos a tales mandatos.



Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario