Cleve Backester y el efecto de los pensamientos sobre las plantas


Hoy hablamos de los experimentos de Cleve Backester sobre el efecto del pensamiento humano en las plantas.
Cleve Backester y el efecto de los pensamientos sobre las plantas

Pensamientos e intenciones humanas son percibidas por las plantas y en general por todas las células vivas; ese fue el descubrimiento de Cleve Backster en 1966.

Cleve Backester, es (entre otras cosas) el inventor de la prueba comparativa de zonas (un método que permite a los investigadores utilizar mejor el detector de mentiras, utilizando un protocolo que él propuso). Pero lo más increíble que él descubrió es el extraordinario poder de las intenciones en las plantas y posteriormente en cualquier organismo vivo.

EL EXPERIMENTO

Cleve Backester había saturado de agua una planta y quería saber cuánto tiempo le hacía falta para evacuar el agua de las raíces hasta sus hojas. Para esto él instaló una adaptación del aparato (detector de mentira) sobre la planta. Normalmente, las curvas del detector deberían poner de manifiesto sobre la hoja las líneas con levantamientos, como para indicar un gran estrés, pero para su gran asombro, cuanto más él añadía agua, la planta más reaccionaba de la misma manera que un humano, si la persona tenía miedo que su mentira sea detectada, la curva del detector se dirigía hacia abajo. Encontrando asombroso que una planta pueda reaccionar como un humano, él se preguntó si infligiendo un grande estres a la planta, esto se vería.

Sucedió una cosa más, hasta el momento cuando Cleve Backster tuvo la idea de poner en peligro la planta, primero pensó en sumergir las hojas en una taza de café, que no había ninguna reacción. Entonces tierra quema una hoja con un partido y para su sorpresa, la planta reacciona, el marcador del detector salió de la página de la misma manera que sucede cuando ponemos el detector de mentiras a una persona y que es mentira. Se detecta la mentira o el estrés emocional.


Hasta el momento cuando Cleve Backster decidió amenazar a la planta, lo que primero pensó fue sumergir las hojas en una taza de café, él allí no obtuvo ninguna reacción. Luego él visualizó en el camino quemar una hoja con una cerilla y para su gran sorpresa la planta reacciono, el marcador del detector salió de la página de la misma manera que esto se produce cuando se pone el detector de mentiras sobre una persona y ésta está mintiendo. La mentira o la emoción debida al estrés es detectada.

Esto sucedió en el momento exacto en que Cleve Backster había tenido la intención de quemar la planta. Él repitió varias veces su experimento y cada vez que esto se reproducía era en el punto en el que su intención era la más nítida posible, en el momento en el que no tenía ninguna duda sobre su intención.
Cleve Backester y el efecto de los pensamientos sobre las plantas

¿Y LA COMUNIDAD CIENTÍFICA?

La mayoría de los científicos rechazaron el experimento de Cleve Backster que daba la impresión que éste era un charlatán. Esto puede comprenderse del punto de la validez del experimento, porque para que sea válida una experiencia, ésta debe ser practicada según un protocolo muy preciso, pero desde el punto de vista del investigador, se trata de buscar a pesar de todo.
Recordemos una de las frases de Gandhi “Primero te ignoran, después se ríen de ti, luego te atacan, entonces ganas.”
Los experimentos con plantas de Cleve Backster hoy toman una nueva dimensión gracias a los avances en la física cuántica. Hoy sabemos que el pensamiento se compone de fotones, por lo que no es tonto pensar en flujos de información, incluso en las plantas.

ALGO DE VERDAD


A menudo me he preguntado por qué mi madre le sonríe y habla con sus plantas. La experiencia de Cleve Backster demuestra que las plantas captan nuestras intenciones, gente que habla a sus plantas con palabras suaves y amables, tienen generalmente plantas bellas y sanas,  porque las plantas capturan lo que sentimos hacia ellas. A mi me sucede a menudo al hablar con mis plantas y decir (en mi mente) voy a cuidar bien de ellas, me encantan su aroma, sus hojas, flores, me parecen elegantes, puedo hacerles un montón de elogios que tienen un impacto sobre ellas, demostrándome toda su vitalidad y su belleza. Les invito que hagan la prueba.

¿QUÉ EFECTO TIENEN NUESTRAS INTENCIONES?

El experimento de Cleve Backster evidencia el poder del pensamiento, durante la experiencia justo en el momento en que se gatillo en su mente la intención clara e inequívoca de quemar la hoja. Esto es para nosotros lo mismo, cuando nuestra intención es clara e inequívoca, el universo en su conjunto, recibe nuestra intención, y de repente, todos los elementos interesados por nuestra intención reciben esa información conspirando para alcanzar nuestro propósito.

En promedio tenemos 60 000 pensamientos al día, afortunadamente para nosotros, no se manifiestan todos, sólo aquellos que están llenos de emoción finalmente se materializan en nuestra vida. El pensamiento más poderoso es aquel que es claro, agudo, preciso y sobre todo lleno de emoción. Es por eso que cuando uno quiere conseguir algo, debe sentir lo que desea, como si ya lo tuviese y no debe caber duda acerca de lo que se quiere.



Compartir en Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario